Un espacio abierto al encuentro

Publicado en Huffingtonpost el 18 de noviembre de 2013

http://www.huffingtonpost.es/jose-francisco-mendi/un-espacio-abierto-al-encuentro_b_4272866.html

El pasado 3 de noviembre el diario El País publicaba una carta abierta a la Conferencia Política que acaba de celebrar el PSOE. Personalidades como Pilar del Río y Baltasar Garzón suscribían este texto junto a otros independientes y miembros de diversos partidos de la izquierda española, como Izquierda Unida, Izquierda Abierta y el propio partido socialista. En la misiva hacíamos un llamamiento a la socialdemocracia para que se reencontrara con la ciudanía progresista, por medio de un giro hacia la izquierda, reconociera errores del pasado y asumiera un nuevo camino en el presente y hacia el futuro en un sentido muy diferente del desarrollado en su última etapa de Gobierno. El texto, genérico, bien podría ser suscrito por una gran amplitud y diversidad de personas con sensibilidades plurales en la izquierda, en los movimientos sociales y en los sindicatos y mareas. Responde a un deseo y a una voluntad de encuentro y reencuentro de la política con la gente y de las personas con la política.

Somos muchas y muchos los que pensamos que no es posible seguir así. Necesitamos trasladar la indignación ciudadana a las instituciones. Necesitamos que nuestros representantes se acerquen a la gente para que nos sintamos más y mejor representados. Si convertimos, como quiere la derecha, el malestar ciudadano en una crítica a la política, el Partido Popular seguirá aprovechando la debilidad de la izquierda para desarbolar los últimos vestigios del bienestar que con tanto esfuerzo hemos conquistado.

No tenemos la solución a todo, pero sí las ganas de construir alternativas en común para solucionarlo. Este foro abierto bien puede servir de encuentro para demostrar que es posible el acuerdo. Que el dialogo en la izquierda no puede basarse sólo en gobiernos compartidos, que apoyamos. Que la izquierda debemos elaborarla de forma conjunta, día a día, en las instituciones pero también en la calle. Con la gente. Por eso es bueno que separemos la política de las meras alianzas en los ejecutivos, para hablar de objetivos comunes. Y hacerlo con la ciudadanía. Con su lenguaje y, sobre todo, con sus necesidades.

De ahí que este colectivo pretenda consolidarse con estos fines. En este Espacio Abierto coincidimos personas con distintos grados de implicación y una gran pluralidad de sensibilidades. Ninguno de los firmantes va a renunciar a sus ideas, ni a sus militancias, porque precisamente el éxito de nuestros planteamientos está en la demostración de que es posible el encuentro desde la diversidad si el objetivo es el mismo. Que nadie pretenda ver en este grupo operaciones estéticas, si acaso éticas, o intentos de desembarco partidario. El único desembarco que nos interesa es el asalto democrático a la Normandía del Partido Popular. Las personalidades que nos han dado su apoyo han respaldado y seguirán respaldando cuantas iniciativas de suma en la izquierda social y política consideren que aportan valores de unidad, compromiso y solidaridad ciudadana frente a la derecha. En ese sentido su identificación con este colectivo terminó el día que suscribimos el mismo texto. De la misma manera que tantas y tantas personas que después nos han brindado su firma y su ánimo, ya sea a título individual o desde sus respectivas y plurales organizaciones de izquierda, serán bienvenidas aunque hoy todavía sea desconocido su apoyo. El mismo valor y reconocimiento tienen para nosotras y nosotros sus diferentes grados de compromiso.

Algunos de los firmantes hemos participado en dicha Conferencia. Yo incluso he podido votar perteneciendo a otro partido de la izquierda. Compartí espacio, un espacio abierto, con personas que tenían otro carné en el bolsillo. Juntos teníamos, tenemos, el mismo objetivo, la derrota de la derecha. Por eso en ese palacio de congresos tintado de rojo, todas y todos éramos uno de los nuestros.

 
 
Seguir a José Francisco Mendi en Twitter: www.twitter.com/josefmendi
Anuncios

El “Relaxing party”

 

Artículo publicado en Público.es

14 nov 2013

José Francisco Mendi
Espacio Abierto

España podrá alejarse del bipartidismo, en un escenario de fuerte abstención, pero sigue siendo una sociedad profundamente polarizada y politizada, que no necesariamente partidaria. La realidad electoral es así de cruda y no refleja la diversidad de la sociedad española, ya que no debería ser incompatible la bipolaridad, izquierda-derecha y la diversidad en la izquierda.

Los históricos bloques electorales entre izquierda y derecha que recorren nuestra historia reciente a base de votos, y algún que otro golpe de estado fascista, se mantienen en líneas generales. Echen números gruesos y les saldrán las cuentas. Las diferencias medias entre los bloques de votantes progresistas y conservadores oscilan en unos dos millones de media histórica por elección. Si bien los comicios de 1982 y 2011 marcan los máximos puntos de inflexión con diferencias cercanas o superiores a los 4 millones de votos.

La victoria electoral, hasta el momento, se ha decantado por el bloque que menos ha frustrado y/o engañado a sus votantes. En la etapa más reciente, la desolación en la derecha española tras las mentiras de Aznar por los atentados del 11-M provocó la inesperada victoria de Zapatero. Y la desesperanza de los electores de izquierda con el camino emprendido por el PSOE en el final de su última legislatura, facilitaron la victoria de Rajoy.

El PSOE por muchas y diversas razones va a ser la referencia mayoritaria de la izquierda española, como lo ha sido en todo el periodo democrático, a pesar de sus muchos e importantes errores, mientras PCE e IU a pesar de sus esfuerzos y luchas nunca ha llegado al 15% del electorado a nivel estatal.

El bipartidismo es negativo porque no representa a la sociedad real como cada vez se percibe más en el propio electorado cuando descendemos a escenarios de elecciones autonómicas o municipales. Así que bipartidismo no, reequilibrio en la izquierda si, y a partir de ese reequilibrio pacto y colaboración.

Resulta preocupante que siendo este el panorama real, una parte de la izquierda transformadora, representada principalmente por IU, haya asumido el discurso de una  nueva doctrina política de la izquierda única y verdadera. Hemos pasado del “sorpasso”, de las dos orillas, al objetivo de la derrota del bipartidismo PPSOE. Pero tanto la teoría como la práctica, y las consecuencias, son las mismas. Esperar sentados a que llegue esa mayoría electoral suficiente de la izquierda única, que permita gobernar en solitario, mientras la derecha sigue rematando su demolición de los derechos sociales.

Sin duda ha habido comportamientos del PSOE desde el gobierno que nada tienen que envidiar de algunas medidas neoliberales de la derecha europea. Y así les ha ido. El problema es que el enunciado correcto de esa frase es: “así nos ha ido”. Por lo tanto me afecta, nos afecta a todos los progresistas. Me preocupa ese comportamiento, como también a la socialdemocracia le afecta que otras izquierdas se alejen del acuerdo y vean al PSOE como el objetivo a batir en la contienda electoral. Mientras, los conservadores mantienen aglutinadas a sus huestes. Desde los liberales hasta su propio “amanecer dorado”. En una engrasada y engominada maquinaria que representaría en España, el “Relaxing party”.

Por esta y muchas razones he participado y ¡he votado! en la Conferencia Política del PSOE sin ser miembro de ese partido. Me permito esa exclamación porque no pude disimular la mezcla de extrañeza y satisfacción al ver cómo se aprobaba en esa reunión la celebración de elecciones primarias abiertas a la ciudadanía para las candidaturas electorales. O que, simplemente, me dejaran votar siendo sólo un invitado codecidiendo con hombres y mujeres, militantes o no, el futuro de un proyecto de cambio para la izquierda en este país y, sobre todo, para este país desde la izquierda. Incluso, junto a otras personas que militamos en la izquierda transformadora, hemos sido tildados como peligrosos aperturistas por defender lo obvio: el acercamiento entre representantes y representados. Algo sencillamente necesario, pero no suficiente, para reconciliarse con la sociedad que sigue siendo profundamente política pero distantemente partidista.

Parece que participar en un debate abierto con militantes de base de otro partido de la izquierda en su conferencia política y representantes de distintos movimientos sociales presentes y no afiliados al PSOE es una traición, mientras que pactar, cosa que nos congratula por lo que supone de freno a las políticas del PP, en un ámbito como Andalucía, es legítimo.

Humildemente pensamos que las dos cosas son legítimas y necesarias en un momento de ataque a todos los derechos sociales conseguidos.

Mientras hombres y mujeres libres, diversos y plurales, con diferentes militancias, pero con un mismo objetivo, dialogamos, debatimos, discutimos y decidimos, la derecha, fuerte y unida, mostraba su inquietud temiendo perder el poder de todas y todos para quedarse sólo con su poder. La respuesta visceral de sus voceros y analistas es la mejor demostración de que vamos en la buena dirección.

Hemos visto estos días cómo la poderosa maquinaria económica y mediática del “Relaxing party” español ha desplegado sus garras para golpear, una vez más, a los defensores de los más desfavorecidos. Esa misma derecha que intentará noquear a quien pretenda oponerse a la rapiña de lo público para su beneficio

La fiera, que pacía relajada en los prados de los derechos sociales relamiéndose tras cada Consejo de Ministros, sabe que ya no puede dormir tranquila. Que se acercan gritos de protesta dispuestos a traspasar las calles con la gente, junto a sindicatos y mareas, para llegar a las urnas. Y ese será su final. El de una pesadilla en blanco y negro que llevamos sufriendo demasiado tiempo.

Valoración del desarrollo y conclusiones de la Conferencia Política del PSOE

La Conferencia Política del PSOE ha respondido a las expectativas que demandamos en la carta abierta publicada el pasado 3 de noviembre. La voluntad de todos los firmantes era, desde su compromiso plural con la izquierda, militante o no, partidaria o no, que se comprometiera un giro a la izquierda de la socialdemocracia y un acercamiento a los problemas reales de la ciudadanía. Nada más y nada menos.

En esta Conferencia el PSOE se hace reconocible para la izquierda. Construye los  ejes de una alternativa que, desde la izquierda, se abre a la mayoría progresista de la sociedad. Nos encontramos ante unas propuestas que deberían generar un fácil encuentro con CCOO y UGT, con las ONGS, con las “mareas” de educación, sanidad y servicios sociales, con el feminismo y el ecologismo, con las organizaciones solidarias, etc. Y por supuesto ofrecen una amplia posibilidad de pacto con la izquierda del PSOE y en especial con IU, salvo que IU tenga la tentación de automarginarse , lo que sería un total despropósito.

La sintonía con la demanda expresada en nuestra carta abierta ha sido muy positiva. Mejor de lo esperado y nos hemos encontrado con unos participantes que nada tienen que envidiar a nuestro contenido ideológico, programático e histórico en la izquierda. Hemos sido percibidos y recibidos con una simpatía que ha reconocido lo oportuno de nuestra aportación e implicación en un momento tan complicado como el que vive la socialdemocracia.

Si es importante esta valoración desde el interior de la Conferencia, no lo es menos la percepción social de la misma. La amplia coincidencia en los medios de que se ha consolidado un verdadero giro a la izquierda del PSOE confirma que estamos en lo cierto. Y además, con cierta inmodestia, creemos que hemos contribuido al mismo en la medida de nuestras posibilidades. Sólo se puede colaborar con quiere ser ayudado. Y al menos hoy el PSOE desea reconciliarse con la socialdemocracia y con la ciudadanía. Es cierto que esa necesidad se ha transformado en compromiso. Que ese compromiso debe ser asimilado y digerido por un partido complejo y muy dimensionado. Y sobre todo que lo aprobado este fin de semana debe ser cumplido desde la gestión de gobierno. Ese será el reto común.

Para empezar un nuevo camino era imprescindible que se asumieran los errores de su pasado de gobierno. Y se ha hecho. Era fundamental que se consolidara un reencuentro ideológico con la socialdemocracia. Y se ha realizado. Era necesario abordar una nueva propuesta en política económica y fiscal que diera un giro radical hacia el estado de bienestar. Y se ha comprometido. Era inevitable reforzar la laicidad impulsando la ruptura de los acuerdos con la iglesia católica. Y se ha asumido. También era imprescindible asumir propuestas concretas de participación y renovación. Y se han aprobado.  En ese aspecto debemos reconocer una extraña mezcla de satisfacción y estupefacción por encontrarnos en un cónclave que aprobaba la realización de elecciones primarias abiertas a la ciudadanía cuando desde supuestas posiciones más a la izquierda se nos negaba esa posibilidad y se nos miraba con recelo por defender algo tan obvio y necesario.

En un aspecto menos positivo debemos reconocer que todavía falta bastante para encontrar un equilibrio entre el federalismo y el españolismo, a partir del documento aprobado en Granada hace unos meses.

Nuestras aportaciones a esta Conferencia a través de las propuestas que hemos defendido han sido recogidas de forma muy positiva. La receptividad que hemos visto y comprobado, de forma personal, ha sido patente desde el reconocimiento amable a través de nuestra propia participación como personas comprometidas. Así lo expresamos en  nuestras intervenciones: “No tenemos un carné como el de los vuestros, pero todas y todos juntos somos de los nuestros. De quienes queremos la derrota urgente y democrática de la derecha para preservar nuestro presente que es también nuestro futuro y el de nuestros hijos.”

En definitiva era necesario reconocer y aprobar todo lo señalado para comenzar una nueva etapa. Pero reconozcamos que ni siquiera todo ello es suficiente. Compartimos el escepticismo de una buena parte de la ciudadanía progresista que se ha ilusionado desde la oposición y se ha frustrado con políticas conservadoras en diversas etapas de gobiernos socialistas. Para el PSOE siempre ha sido más fácil el avance en política social que en política económica y fiscal. Ahora es imprescindible acompasar el ritmo en la dirección que señalamos y hacia la que hemos aportado nuestras propuestas en este debate.

Debemos resaltar que la confianza en los avances políticos e ideológicos de la Conferencia del PSOE, deben ir acompañados por la propia credibilidad en las personas que van a  liderar socialmente  y llevar a cabo esa política en las instituciones. En este sentido es fundamental que los dirigentes socialistas resulten creíbles, cuestión a la que puede ayudar la celebración de elecciones primarias abiertas a la ciudadanía.

Estamos ante un proyecto participativo en lo interno y en lo institucional. De ahí que ya comprometamos nuestra voluntad de permanecer en el tiempo como grupo estable. Espacio Abierto va a colaborar decisivamente en el impulso, articulación y gestión del proyecto aprobado tanto a nivel federal como en las distintas Comunidades Autónomas. Necesitamos seguir sumando, influyendo y participando activamente desde nuestra pluralidad para conformar esa alternativa capaz de derrotar a la derecha y gestionar desde la izquierda con la ciudadanía. Ese es el reto común con el que nos comprometemos para cada nuevo día.

Espacio Abierto

Madrid, 12 de noviembre de 2013.

Aportaciones de Espacio Abierto a la Conferencia Política del PSOE (2)

Una administración pública simplificada, ágil y participativa

La explicación sobre la crisis de Deuda Pública y Ajustes de Política Fiscal no es, ni mucho menos, la única respuesta al deterioro de las AAPP. La crisis económicas son por naturaleza coyunturales; sin embargo, las tendencias sociales son más profundas. Uno de los problemas básicos de la Administración Pública se encuentra en la pérdida del valor social del Bien Público y  el deterioro de lo Público, potenciado por la derecha.

Prestigiar lo público

Antes de abordar las necesarias reformas en las AAPP debemos pulsar la sociedad, es preciso reforzar  los servicios públicos creados por ella,  para dar oportunidad a las AAPP en la gestión de los mismos.

.-Se hace necesaria la construcción de un nuevo clima social, dar la batalla a la ideología neoliberal y construir un relato que sea capaz de poner en valor el Bien Común, como patrimonio social gestionado desde el interés general.

.-Es preciso profundizar en el ejercicio de ciudadanía, potenciando los servicios públicos y prestigiando y modernizando lo público, sus servicios y sus empleados. Participar de lo que es de todos-todas, compartiendo espacios, conocimientos, experiencias.

.- Nos proponemos cambiar el proceso de deterioro, recortes, privatización o concesión de gestión; modernizando y actualizando la administración Pública para la gestión eficiente de los servicios públicos.

 

Principios reformistas

.-Tenemos que abordar una reforma, ampliamente dialogada, de la Administración Pública, con una mayor simplificación  de sus servicios administrativos, una mayor nitidez competencial desde la Constitución y la  eliminación de  duplicidades estructurales.

.- La más importante de las reformas en la administración pública es la gestión de los recursos humanos. El Estatuto Básico del Empleado Público fue un buen intento de normativizar otra relación laboral más fluida; pero quizás no haga falta tanta normativa como cambio de cultura organizacional, tener una cultura diferente, donde el empleado público tenga autonomía, polivalencia, flexibilidad en su tarea.  Junto con ello es preciso establecer mecanismos de participación de los trabajadores públicos en la gestión para favorecer la innovación y la motivación.

.- Los directivos y altos cargos deben estar imbuidos en los principios de gestión organizativa y de valores de ciudadanía. Deben saber trabajar y fomentar equipos desde el liderazgo. Al ser gestión pública deben asumir los principios de apertura, participación, responsabilidad, eficacia y coherencia que representa el Buen Gobierno-Gobernanza, tal como establece la Unión Europea.

.- Una mayor profesionalización y tecnificación  al frente de la gestión de los servicios públicos y su alta dirección, reduciendo drásticamente la libre designación como forma de acceso a puestos de alta responsabilidad en la gestión e incrementando el acceso con sistemas basados en la  publicidad, merito y capacidad.

.-La cultura de la Evaluación, en sintonía con las demandas de la UE,  en el sector público es otro importante reto que se debe llevar a cabo. Es preciso conocer, para mejorar, los efectos sociales, el impacto de las políticas y programas públicos; promover la optimización de los recursos mediante balances; rendir cuentas a la ciudanía y observar otros diseños públicos. Lo que no se evalúa, de devalúa.

.- Precisar nítidamente las fronteras y las relaciones de los Servicios Públicos con el sector privado, endureciendo las incompatibilidades y dotando de claridad el acceso y salida  del alto funcionario o directivo del sector público al privado de los funcionarios y a la inversa.

.- La transparencia conllevaría crear un registro de intereses publico en las WEB de los ayuntamientos, diputaciones, comunidades y Gobierno del estado, para la  publicación de los ingresos, por todos los conceptos de los Altos Cargos y directivos de las administraciones, junto a las declaraciones de Bienes y Renta anuales e incorporando a la ley de Gobierno, el cese de todo alto Cargo o directivo de los servicios públicos en el mismo momento de ser  imputado por un juez  en casos de corrupción.

.- Es  necesario la asunción del componente tecnológico, e-Administración. Si hoy en día, más de la mitad de los españoles utiliza diariamente las redes sociales por qué no tenerlas como herramienta de trabajo. Cada vez más, surge un amplio catalogo de servicios on-line para la ciudadanía. 

.-Las AAPP deberían asumir la Responsabilidad Social Corporativa (RSC) como factor de ejemplaridad y coherencia. En esta producción de intangibles es donde hay que incidir, generando valores.De tal modo, es preciso implicarse en planes de RSC donde la Ética Pública, la Evaluación, la Transparencia, la Eficiencia, y la Mejora Ambiental estén presentes en la gestión pública.

.-Revisar la relación público-privado en el sentido de dar prioridad por parte de lo público a lo más social del ámbito privado. Lo que llamamos Tercer Sector. De hecho, ya se hace con reservas de contrataciones públicas  a determinadas empresas sociales o buenas prácticas contractuales. Desde lo público incentivar lo más social. Sin cuestionarse la titularidad pública de los servicios,  el acceso universal y el soporte público de los mismos.

 

Participativa y en conexión con el ciudadano/a

.- La asignatura pendiente más necesaria es la conexión e implicación del ciudadano y sus organizaciones. Lograr que la administración sea vista como el instrumento que tiene el ciudadano/a para gestionar servicios públicos que garantizan derechos fundamentales y la calidad de vida en sus ciudades, regiones, naciones y Estado.

.- Construir una administración ágil y obligada en resolver, responder o recibir las demandas de los ciudadanos, que destierre el amiguismo y genere un trato igual para todos los ciudadanos y ciudadanas. Todo escrito, solicitud o petición debe ser atendida personalmente o respondida por escrito, por el servicio correspondiente antes de dos meses, en cualquiera de las formas, incorporando el silencio administrativo positivo.

.- Generar formas estables de participación donde informar  y dialogar previamente las decisiones de cada departamento, y realizar el seguimiento a su aplicación, dando voz a las organizaciones representativas de cada comisión informativa municipal, Consejería o departamento ministerial. Un paso más en esta línea sería abrir un turno de preguntas, presentadas con dos días de antelación, por cualquier ciudadano u organización representativa, para ser respondidas en comisión, pleno municipal o de Parlamento autonómico, por los concejales, consejeros o ministros responsables de la materia.

.- Incorporar a las Administraciones Públicas, tanto municipales, autonómicas, como nacionales tramos de presupuestos participativos, en los PG de cada año, que tras la información suficiente un porcentaje del mismo sea decidido con la participación ciudadana y sus organizaciones más representativas.

.- Regular legalmente la organización de debates públicos con amplia información en temas de vital relevancia a nivel local, regional o nacional, que culminen en una consulta ciudadana o referéndum, con voto directo en urna por todos los inscritos en el censo de esa demarcación administrativa.

.- Regular un cauce efectivo para elevar propuestas o resoluciones a las distintas administraciones, con el respaldo de un número de ciudadanos fielmente identificados, dando trámite a la iniciativa en el órgano correspondiente a nivel local o regional.

Aportaciones de Espacio Abierto a la Conferencia Política del PSOE (1)

HAY QUE SER PARTICIPATIVOS ANTES QUE REVOLUCIONARIOS

 

No buscamos nuevos políticos, queremos ciudadanos que intervengan en la política

José Mendi.- Espacio Abierto.-

Aportación-guion a la Conferencia Política del PSOE .

1/ España está dejando de ser bipartidista pero sigue siendo bipolar

2/ La política horizontal es la vertical. Tan importante es hoy el eje de abscisas sociológicas en la polaridad horizontal izquierda-derecha en la ciudadanía como el eje de ordenadas verticales en la percepción cercanía-lejanía de la política hacia las personas. Hablamos de un modelo cartesiano tridimensional con 4k de nitidez.

3/ La confrontación en la izquierda no tiene nada que ver con la ciudadanía progresista. Nuestro objetivo es la derrota urgente y democrática del PP. Ahora se trata de desalojar a la derecha del poder sin tener que hacer primero la revolución en la izquierda. Por eso saludamos y agradecemos el espacio abierto a la suma que aporta esta Conferencia facilitando el diálogo y el acuerdo entre la diversidad de la izquierda.

4/ La estrategia de colaboración en la izquierda que proponemos es la del desembarco democrático en la Normandía del PP para recuperar los derechos y libertades por los que lucharon vuestros padres (los míos, con cariño, estaban en el lado azul oscuro)

5/ El PSOE ha transformado su percepción social de partido de Gobierno a partido de Estado. Ni es lo mismo, ni es bueno. Se necesita un partido de la ciudadanía con vocación y capacidad de gobierno.

6/ Parafraseando la película de Wody Allen: Conocerás al partido de tus sueños. En busca de la juventud perdida del 15M. No podemos ni debemos ser como ellos, ni ser ellos y ni siquiera los representamos. Sólo escuchemos, atendamos y aprendamos su lenguaje. Si lo atendemos y sobre todo, lo entendemos, podremos discutir, disentir y acordar lo razonable. Si ni siquiera hablamos el mismo idioma, la abstención y el rechazo serán su respuesta.

7/ La gente necesita soluciones, no ideología: las respuestas que demos estarán cargadas de ideología si son útiles para la ciudadanía.

8/ No tenemos que acercarnos a la gente. Somos la gente. Y si no votan, no somos su gente. No tenemos un problema de comunicación con la ciudadanía. La cuestión es más grave y previa: saber si hay alguien al otro lado para comunicar

9/ No pasa nada por pedir perdón y reconocer los errores del pasado. Puede ser el inicio para recuperar una buena amistad. Los gobiernos y los partidos pierden la confianza y luego el voto, no por lo que hacen sino por lo que no dicen. Es mejor una mala verdad que una buena mentira.

10/ Para empezar necesitamos un programa de gobierno común de la izquierda cocinado por Ferrán Adriá: la deconstrucción de Rajoy o cómo recuperar 30 años en una sola sesión de consejo de ministros.

11/ Ser participativo y conectivo es ser revolucionario, pero ser revolucionario no garantiza ser participativo. Una participación abierta y directa de la ciudadanía que complemente una estructura institucional representativa es necesaria aunque no suficiente para el cambio. El poder no debe conllevar prebendas, sólo la capacidad de ejercerlo con igualdad de oportunidades por cualquier ciudadano. El PP está liquidando nuestra calidad democrática a base de demagogia totalitaria y populista con la excusa del ahorro. No es problema de salarios en quienes se dedican a lo público sino de racionalidad y mucha, mucha transparencia. Todo lo público en web. Contemos lo que hacemos, cómo lo hacemos, para qué y cuánto cuesta.

12/ Para estar conectados hay que ser valientes en Red y no sólo parecerlo. No podemos contentar a todos pero puestos a elegir contentemos a los hijos de los nuestros para que sean los nuestros de sus hijos. Wifi básica gratis. Giro radical en la legislación en Red. ¿Podemos votar y retirar nuestro voto con la Red? La Red no se divide entre piratas y gente de bien sino entre quien gana dinero aprovechándose de los demás y quienes comparten sin ánimo de lucro. No les tratemos igual

13/ No queremos recuperar el poder queremos recuperar nuestros derechos.

14/ Un cambio radical con vértigo y con recompensa. ¿Hasta dónde queremos llegar? ¿Hasta dónde podemos? Fijemos un camino de objetivos razonables para grandes metas. Las utopías son como las estrellas, nunca las alcanzamos, pero guían nuestro camino.

15/ Ahí fuera hay mucha gente que le va a interesar lo que aquí impulsemos. Pero aún no lo saben y ni siquiera quieren escucharlo. La credibilidad no nos la darán, se gana con lo que hagamos y digamos cada día. La política tradicional del pasado y de la transición ha cambiado. También la barrera entre representantes y representados, que debe ser más cercana y real que la relación caduca entre una militancia en extinción y los partidos-aparato. O con unos votantes que ya no son fijos-discontinuos de carácter cuatrienal. No buscamos nuevos políticos. Queremos ciudadanos que intervengan en la política.

Madrid, 9 de noviembre de 2013

La política de alianzas en la izquierda

Héctor Maravall

La participación “especial” en la Conferencia Política del PSOE de quienes hemos firmado la Carta abierta dirigida a los asistentes a la misma, ha tenido ya un claro efecto positivo. Ha sido una piedra lanzada al aparentemente tranquilo estanque de quienes se sitúan a la izquierda de los socialistas y ha revuelto las aguas propiciando un debate interesante y sobre todo clarificador de algunas posiciones que estaban soterradas. Se resumen en qué tipo de relación se debe mantener entre esa izquierda plural y el PSOE, si de ignorancia pasiva, exclusión activa, de colaboración, o incluso de “muleta o lavado de cara mediático”.

 Con la sana intención de avanzar en ese debate, creo que seria conveniente ir aclarando algunos conceptos básicos, distinguiendo  tres propuestas diferentes aunque no radicalmente excluyentes.

 La Alianza electoral es un planteamiento centrado inicialmente en el proceso electoral. Pactar un programa, pactar unas listas, hacer una campaña común y tras las elecciones y en función de los resultados del conjunto de las fuerzas políticas, ya se vera. Es lo que Izquierda Abierta denomina Frente Amplio de Izquierdas y desde IU, Equo, ICV o los sectores genéricamente referenciados en el 15-M, se esta propiciando con diversas formulas y denominaciones. Izquierda Abierta y una parte de IU dicen que en ese camino no tiene cabida el PSOE por sus errores y política pasada y hasta hoy no corregida, al menos suficientemente. Al margen de la dosis sectaria y algo patética que esta posición podría tener, yo diría que “no excluye el que quiere, sino el que puede”.

 En mi opinión seria un error estratégico que el PSOE se sumara a una Alianza electoral de estas características, equivocación que estoy seguro que no va a cometer ni de lejos. El PSOE lo que tiene que hacer es recuperar en la medida de lo posible su tradicional electorado de izquierdas y también el electorado de centro moderado, arrancándolo de la abstención o del PP y disputándoselo a UPyD. Es la única manera de que el PSOE y el resto de la izquierda, puedan convertirse en una opción real de gobierno en la sociedad española.

 La segunda cuestión es el Pacto parlamentario de legislatura, con formulas mas o menos explicitas, reguladas y estables. Procedimiento  ya utilizado por el PSOE en 1993 con CIU y PNV y en 2004 con IU y ERC. Les permite a los socialistas gobernar, aprobar presupuestos y leyes, pero ha tenido y tiene el inconveniente, una vez conseguida la investidura de un Presidente/a de gobierno del PSOE, de luego relajar en buena medida los compromisos de legislatura. Eso es lo que sucedió en el primer gobierno de Rodríguez Zapatero, en el que con el estimulo, presión y apoyo de IU y ERC, se sacaron adelante la ley de atención a la dependencia,  leyes de derechos civiles muy positivas y unos presupuestos moderadamente sociales. Pero no se evitaron contrarreformas fiscales y no se consiguió la fundamental reforma de la ley electoral. Y sobre todo fue “una cruz”, y se bien de lo que hablo, el día a día de ese inestable y desequilibrado Pacto parlamentario de legislatura. Desconozco si el PSOE ofreció a IU y ERC otras formulas de colaboración, pero el acuerdo de 2004, a pesar de sus logros, no es el modelo a seguir, como tampoco lo ha sido el modelo de relación entre IU y PSOE en Asturias en la actual legislatura.

 Y por último esta el Gobierno de coalición. Camino que no es fácil en su explicación al electorado propio, sobre todo si en campaña se ha echado excesiva leña al fuego del anti-PSOE, ni es fácil en su ejecución  en el día a día a lo largo de cuatro años. Gobierno de coalición para cuyo éxito se requieren dos condiciones y un talante. La primera condición es lograr la máxima fortaleza electoral posible de IU; cuantos mas diputados/as tenga IU mas equilibrada será la coalición y mas decisivas las áreas de gobierno conseguidas por IU y viceversa. La segunda, sin duda vinculada a la primera, es pactar sin precipitaciones y con el mayor detalle posible el programa de gobierno (recuerdo otra vez lo que esta sucediendo en Alemania en las negociaciones de la CDU-CSU con el SPD). Y en relación al talante, en mi opinión es necesario asumir por ambas partes la cultura de la lealtad de socios de gobierno compartido, evitando y no será fácil para el PSOE, el afán de protagonismo y capitalización de los logros,  ni tampoco será cómodo para IU el evitar  estar todo el día justificándose ante los sectores mas radicales del electorado o de los militantes o estar con cara de estar tragando sapos. A este respecto, el Tripartito no lo hizo bien en Cataluña y en cambio  Valderas en Andalucía lo esta haciendo bien.

Tenemos ejemplos de experiencias positivas de gobiernos de coalicion, aunque de diverso calado. En Asturias y en Baleares en el pasado  y sobre todo en Andalucía en la actualidad. Es evidente que no es lo mismo un gobierno autonómico que el gobierno estatal, en que las cosas serán mucho más difíciles y complejas, pero se trata de ir trabajando en esa perspectiva desde ahora.

Y queda lo de “la muleta” y “el lavado de cara”. Me molesta que se sigan diciendo esas cosas de gente que llevamos en la izquierda de la izquierda desde hace muchísimos años y que de una u otra forma hubiéramos encontrado salidas personales si hubiéramos querido. Como también me resulta poco razonable que la libre decisión de irse a otro partido democrático, si es que alguien piensa en ello, sea una calificado como una “traición”, sobre todo cuando no arramplas con el escaño. Pero dicho esto,  tres observaciones.

 Comprendo, mas de lo que ellos creen, a mis compañeros y amigos de IU o de Iab. que están  mosqueados con los firmantes de la Carta. Hay demasiados antecedentes de personas y grupos que utilizaron el argumento de la necesaria colaboración con el PSOE  y terminaron integrándose en este partido, aunque no todos, ni mucho menos, lo hicimos. Pero también cabria preguntarse a este respecto si no hicimos tan incomoda su estancia en el PCE o e IU que facilitamos su salida hacia las filas socialistas (por no hablar del “empujón” que le dimos a Inés Sabanes para que se largara a Equo).

Pero lo que más me importa subrayar es si la firma de la Carta y nuestra presencia en la Conferencia del PSOE, debilita, más o menos, a IU y refuerza mediaticamente a los socialistas. Es evidente que el conglomerado PRISA, que nunca se ha distinguido por su simpatía por IU, va a poner su granito de arena en esa dirección; como también van aprovechar la coyuntura, con mayor o menor fortuna, los actuales dirigentes del PSOE como muestra de su aperturismo, tontos serian si no lo hicieran, aunque yo personalmente preferiría que fueran muy cuidadosos al respecto. Pero que IU o Iab, a través de algunos de sus militantes o simpatizantes, den una imagen de colaboración con el PSOE, mas allá del cabreo sectario de una parte de las bases mas radicalmente antisocialistas, debería ser rentabilizado por Cayo Lara y Gaspar Llamazares, como una muestra del talante unitario y abierto de sus organizaciones. Si se supiera y quisiera aprovechar esta voluntad unitaria, que desea y espera buena parte del electorado progresista, seguro que seria  una vía de fortalecimiento. Posiblemente perderíamos algunos votantes por el lado de la extrema izquierda, pero los ganaríamos con creces por el lado de la amplia izquierda dialogante, unitaria, desanimada, pesimista, que en todas las encuestas se manifiesta partidaria de la unidad de la izquierda, entendida básicamente como PSOE  e IU.

 Cayo Lara y Gaspar Llamazares tendrán que aclarar si lo que quieren es formar un grupo parlamentario de 15, 20, 25 o hasta 30 diputados, que den la vara y sean la referencia testimonial de la izquierda incontaminada en las Cortes o si realmente quieren influir e intervenir en el cambio de la realidad. Los firmantes de la Carta creo que lo tenemos claro, lo que no quiere decir, ni mucho menos, que el éxito este garantizado. Entre otras cosas porque aun no hemos cazado la piel del oso y hay síntomas de su recuperación y del estancamiento de las izquierdas, incluida IU. 

Algo se mueve en la izquierda

Ana Serrano Ayuso en Convocatoria Cívica

http://convocatoriacivica.es/algo-se-mueve-en-la-izquierda/

Han sido muchas las llamadas de atención hacia quienes, por fin, se han mostrado sinceramente interesados en la preservación de este estado de bienestar, ahora más bien de “bienestaba”, para cuya consecución tanta y tan buena gente pagó un elevado coste, hasta el punto, como todos sabemos, de perder su salud, su libertad, su familia, su patria…, ¡hasta su vida!

A través de varios medios de comunicación independientes o que conservan algún resto de dignidad profesional, de los pocos que van quedando, hemos podido conocer en los últimos días, que se están produciendo movimientos para el acercamiento de varias corrientes de izquierdas, como no podía ser de otra manera, para hacer frente a este salvaje neoliberalismo “ciudadanicida” que practica nuestro Gobierno y que nos acosa a los ciudadanos, a algunos hasta la muerte.

La difusión de la CARTA ABIERTA A LA CONFERENCIA POLÍTICA DEL PSOE, de la que varios de estos medios se han hecho eco, yo he podido leer la carta o la referencia a ella en varios, es un paso que se puede y debe valorar muy positivamente.

Ha sido como una bocanada de aire fresco. Pero sólo una. Hace falta más aire para que los ciudadanos podamos volver a respirar.

Es, sin embargo un indicativo de que alguien escucha los lamentos de este sufrido pueblo, de que están más cerca de darse cuenta de que este país, en el que habitamos 47 millones de personas, sólo puede avanzar si se le dirige hacia un futuro en el que contamos todas y cada una de esas personas, en el que nadie se va a quedar sin derechos, sin libertades, sin bienestar.

No se olviden nunca de las palabras del gran D. Antonio Machado, un auténtico poeta del pueblo:

En España lo mejor es el pueblo… Siempre ha sido lo mismo. En los trances duros, los señoritos invocan la patria y la venden; el pueblo no la nombra siquiera, pero la compra con su sangre y la salva. En España no hay modo de ser persona bien nacida sin amar al pueblo.

Para quienes han de ser los representantes y guías del pueblo, sólo hay un interés legítimo: el de los ciudadanos que los han elegido y a quienes se deben. Todo lo que no redunde en beneficio del pueblo, es un engaño, una estafa.

Difícil profesión la del político. Pero es voluntaria. Vocacional. Para hacerse ricos o famosos hay otras opciones menos lesivas para el ciudadano. Y los experimentos, con gaseosa.

Pero no dejen de escucharnos, de preguntarnos, de contar con nosotros. Somos su fuente de información. Somos su razón de existir.

Les hemos echado de menos. Nos hemos sentido abandonados, en parte porque han dejado de practicar esa pedagogía que exige una sociedad en permanente movimiento, en constante cambio, siempre con necesidades de mejora no siempre material. Queremos evolucionar a mejor. ¡Guíennos!

Los ciudadanos queremos participar también. Estamos dispuestos a trabajar por nuestro país. Es nuestra obligación, pero también es nuestro derecho. Y ya estamos cansados de que nuestra única participación haya quedado limitada a introducir una papeleta en una urna cada cuatro años, para elegir el programa electoral que menos se incumpla o, como en las últimas elecciones, para ser víctimas de una de las mayores estafas electorales de la historia reciente de este país (cuanto arrepentimiento entre los votantes de ese falso programa). No sólo estamos aquí para legitimar a un gobierno que nos deja, como único derecho, el del pataleo, que todavía, no sabemos por cuánto tiempo, conservamos.

Si sólo nos quieren para eso, olvídense de nosotros. Tarde o temprano, acabaremos por ocuparnos de nosotros mismos y para si eso tenemos que prescindir de los políticos, lo haremos.

Así que no nos vuelven a fallar, ¿quién sabe cómo puede acabar esto? Para los ciudadanos de a pie, para los de siempre, con total seguridad, muy mal.

Esperemos que esta vez ha historia no se repita.

Los ciudadanos deseamos que cualquier partido u organización que tenga algo que decir, que aporte cualquier opción de mejora para una sociedad en la que contemos las personas en primer lugar, por encima y sobre todo, del pago de la deuda de las grandes empresas y de los bancos (porque son sus deudas y les corresponde a ellos pagarlas), ocupe el lugar que le corresponde y que, sin duda alguna, tiene reservado en el espacio político  que todos conformamos. Todos nos hacen falta, pero nos parece que desde la derecha, al menos es lo que ha demostrado hasta ahora, no estén por esta labor.

Finalmente, no quiero dejar de agradecer el esfuerzo y la valentía de los firmantes de la CARTA ABIERTA A LA CONFERENCIA POLÍTICA DEL PSOE, Pilar del Río, José Carrillo, Eugenio Domínguez, Baltasar Garzón, Manuel Gonzalez, Orencio Osuna, Héctor Maravall, Rubén Fernández, Ángel G. Castillejo, Francisco Román González, José F. Mendi , Pedro A. Ríos, Mariano Santiso, Félix Taberna y Eduardo Tamariz, quienes han reflejado con gran exactitud, el sentir de todos los ciudadanos.

No soy nadie, sólo una ciudadana de este maltrecho país, pero es de bien nacidos ser agradecidos.