¡SINDICALISTAS!

Héctor Maravall

http://hectormaravall.blogspot.com.es/2014/07/sindicalistas.html

 

Cuando era joven y algún conocido, amigo o familiar me preguntaba en donde trabajaba, al contestar que en CCOO, la mayoría me miraban con una cierta cara de pena, como pensando pobre chico, lo que debe trabajar y lo poco que ganara, siendo como es de buena familia burguesa. Pero en general lo hacían con respeto y algunos hasta con un pelin de admiración. Hoy cuando me hacen la misma pregunta y doy la misma respuesta, mas de uno esta a punto de salir corriendo e incluso a echar mano a la cartera, no se la vaya a quitar. Los mas cariñosos me miran con resignación, los mas curiosos me preguntan ¿pero bueno que pasa con los sindicatos? y algunos mas solidarios comentan, ¡estáis apañados, con lo que os esta cayendo! Pero de una u otra  forma, de manera mas o menos consciente o explicita, te lo digan o no, la inmensa mayoría piensa que esto de los sindicatos no esta nada claro.

 

¿Que esta pasando para que haya esa tremenda percepción social, hasta en mucha gente de izquierdas? Para resumirlo en dos ideas. No hemos sido capaces de hacer frente y desmontar una prolongada, potente y amplia campaña de ataque y desligimacion que se ha desarrollado por quienes están interesados en reducir las políticas de bienestar social, privatizar los sevicias públicos y precarizar el empleo, objetivos para los que los sindicatos de clase son el primer y principal obstáculo. Y en segundo lugar, algunas de nuestras practicas sindicales no las hemos sabido explicar al conjunto de la opinión publica y sobre todo a los trabajadores, no hemos comunicado bien, ni de forma sistemática, ni de manera capilar, qué es lo que hacemos y por qué lo hacemos.

 

Paradójicamente siendo como ha sido CCOO un sindicato durante muchos años premiado por los medios de comunicación social por su transparencia informativa, no hemos conseguido trasladar bien esa transparencia a los cientos de miles de centros de trabajo de nuestro país. Esa insuficiente comunicación y relación con los trabajadores se ha saldado con una imagen absolutamente distorsionada sobre nosotros, de la que solo se salvan los trabajadores más concienciados  o mas veteranos que nos conocen, siguen y apoyan desde las luchas durante la dictadura y las primeras décadas de la democracia. Por el contrario, sin esas referencias del pasado,  nuestra credibilidad entre muchísimos jóvenes,  más de la mitad de ellos fuera del mercado de trabajo y la otra mitad acogotados por las precarias condiciones de trabajo,  esta bajo mínimos. 

 

La posición y oposición de quienes tienen intereses abiertamente opuestos a los de la clases trabajadoras y en definitiva a la mayoría de la sociedad, va de suyo, hay que contar siempre con ella y no esta en nuestra mano impedirlo, aunque si podemos contrarrestarlo en mayor o menor medida. Por tanto donde debemos centrarnos es en la recuperación del apoyo y la confianza de los trabajadores.

 

Para empezar, en mi modesta opinión, arrastramos un error importante desde los primeros años de la democracia. Hemos hecho, y en muchos casos seguimos haciendo, una critica tan demoledora, tan general y a veces tan de brocha gorda, de los déficits y carencias de nuestro país, que al final no hemos logrado capitalizar los muchos logros que hemos conseguido para la sociedad española. Tras ese discurso globalmente negativo, estamos cuestionando y devaluando nuestro papel y nuestro trabajo. ¿Para qué servimos los sindicatos si cada vez estamos peor? ¿O si estamos como hace 30 o 40 años?

 

Por ejemplo seguimos hablando de las pensiones de miseria o de las penurias de las personas mayores, cuando si un colectivo social ha cambiado sus condiciones de vida y de manera extraordinaria ha sido este, lo que precisamente les esta permitiendo ayudar a sus hijos y nietos en paro o en condiciones precarias No hemos sido capaces de distinguir esta realidad, de la que hemos sido artífices en buena medida los sindicatos, de la crítica especifica de otra realidad como es que todavía hay bastantes pensiones bajas (aunque estas son sobre todo las de viudedad, las del régimen de autónomos y de agrarios). Cuando seguimos hablando del empobrecimiento de los mayores faltamos a la verdad y encima echamos piedras a nuestro propio tejado.

 

Algo parecido pasa con las continuas referencias que hacemos a que la derecha y otros han desmantelado el Estado de Bienestar Social. Y no es cierto. Lo han debilitado y recortado, pero si no llegan a  estar los sindicatos desde hace muchos años peleando sin parar (luchas a las que se han sumado las diversas mareas sociales en los dos últimos años), sí que habrían conseguido ese desmantelamiento. Nosotros tenemos que explicarlo, reivindicarlo, capitalizarlo, pero nuestro discurso, a menudo catastrofista, lo impide.

 

También es verdad que se han deteriorado y en este caso mucho mas, las condiciones de trabajo, pero sin la presencia, la denuncia, la presión y la negociación de los Sindicatos, sin el trabajo sistemático y constante de decenas de miles de sindicalistas, sin la consecución de varios miles de convenios colectivos, las relaciones laborales en nuestro país nos habrían llevado a Malasia o a Singapur.

 

Por otra parte, no hemos calibrado de manera precisa el creciente deterioro de la figura de los liberados sindicales, en especial en las administraciones y empresas públicas. Hemos dejado que aumentara imparable la bola de nieve de que “son unos caraduras y unos vividores que se escaquean del trabajo y encima descargando lo que ellos no hacen sobre las espaldas de sus compañeros”. No sé de  nadie, fuera del ámbito sindical, que hoy por hoy no diga pestes de los liberados, en muchos casos sin conocer a ninguno directamente. Y eso es en buena medida porque no hemos hecho participes a los trabajadores de nuestra actividad, no hemos rendido cuentas.

 

Y en ese contexto, los casos de mala gestión, de errores, de corruptelas o incluso corrupción, en tareas de asesoramiento de ERES o de Formación, aun siendo casos esporádicos, caen sobre tierra abonada y facilitan la imagen de que los sindicatos, encima somos corruptos.

 

Llevaban sonando las alarmas ya unos cuantos años. Era ya demasiado llamativo el que encuesta tras encuesta la opinión pública nos situara en los últimos lugares de valoración. Teníamos que haber reaccionado antes y con mas audacia. En lo que respecta a CCOO, lo he escrito ya varias veces en este blog, Ignacio Fernández-Toxo lleva clamando, a veces un poco en el desierto, sobre la necesidad de dar un giro profundo a la situación.

 

Aprovechando esa mala imagen, día a día se esta incrementando la represión judicial hacia el movimiento sindical. Cada día son más los trabajadores detenidos, procesados y condenados por actividades sindicales y en especial en relación al ejercicio del derecho de huelga. De nuevo como en la dictadura, volvemos a ver a sindicalistas entre rejas y locales sindicales tomados por las fuerzas de orden publico. Y nuestra capacidad de reacción al respecto es débil, porque aquí si que nos cuesta tejer alianzas sociales que nos apoyen.

 

El camino de superación, no es nada fácil y será prolongado. Se resume en tres palabras: en los centros de trabajo, participación, participación y participación. 

 

 

Me gustaría que cuando fuera viejo, mi nieta Violeta estuviera orgullosa y sobre todo convencida por si misma (y no por el cariño) de que su abuelo, junto con decenas de miles mas,  trabajó muchos años en un gran proyecto de mejora y transformación de la sociedad, en un sindicato de clase.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s