¿Pero dónde está la izquierda?

Héctor Maravall

Abogado

Publicado en http://www.nuevatribuna.es el día 11 de agosto de 2016

Es cierto que tras las elecciones del 26 J, en términos estrictos la legitimidad inicial para formar un nuevo gobierno le correspondía al PP y por ello puede ser  comprensible que el PSOE diera un paso atrás y reclamara a Rajoy que buscara alianzas suficientes para lograr su investidura.

Transcurridos mes y medio, a la vista de lo que esta pasando, o mejor dicho de lo que no está pasando, ese gesto de “cortesía constitucional” por parte de los socialistas, ha dejado de tener sentido. Por ello llama la atención la parálisis de Pedro Sánchez, sin duda influido por las tremendas presiones de sectores influyentes de su partido. Sánchez no se ha movido hacia ningún lado, ni hacia su derecha, Ciudadanos, ni hacia su izquierda, PODEMOS; tan solo hizo alguna declaración amistosa hacia los nacionalistas.

La recientes seis propuestas de Albert Rivera, demuestran además de la recuperación política y ágil cintura de este dirigente, que sí que había y hay margen para negociar un gobierno alternativo al de Rajoy. Las propuestas de Ciudadanos no solo son asumibles por la izquierda, sino que son claramente positivas y se pueden considerar de una u otra forma contenidas en los programas del PSOE y de PODEMOS.

¿Tan difícil era haber abierto una negociación con Ciudadanos por parte de la izquierda? sobre todo tras los avances logrados con el acuerdo en la anterior frustrada legislatura. Es cierto que en el pacto Ciudadanos-PSOE había puntos difícilmente asumibles por PODEMOS, que requerían cambios o supresiones y había silencios y omisiones que era necesario incluir.  Pero para eso están las negociaciones.

Si Pedro Sánchez ha estado bloqueado, Pablo Iglesias ha estado en buena medida desaparecido. En las primeras semanas tras el 26-J realizó diversas declaraciones y ofrecimientos al PSOE para diseñar un gobierno de progreso, pero ante el reiterado rechazo de los socialistas, da la impresión de haber desistido, retirándose por el momento de la batalla política.

A nadie se le oculta la dificultad de “cuadrar” un pacto PSOE, Ciudadanos, PODEMOS, por las cruzadas animadversiones existentes. Pero como quedó demostrado en las negociaciones tras las elecciones autonómicas y municipales, sí es posible llegar a acuerdos, al menos de investidura, entre fuerzas dispares del centro y de la izquierda.

Y ante las propuestas de Ciudadanos, ¿pueden el PSOE y PODEMOS  rechazarlas o no darse por aludidos sin despertar la sorpresa, incomprensión e indignación de la ciudadanía progresista de nuestro país?  Y viceversa, ante la eventualidad de que PODEMOS aceptara las propuestas de Ciudadanos, ¿podrían estos últimos seguir con la cerrazón de no querer saber nada con PODEMOS? Al menos habría que intentarlo. ¿Por qué esa suicida actitud de echar a Ciudadanos en brazos de la derecha?

La clave de un gobierno de progreso sigue estando en el PSOE. Si se presenta Pedro Sánchez en el Congreso aceptando las propuestas de Rivera, y su voluntad de retocar en mayor o menor medida el pasado pacto (con lo ya mencionado de realizar algunas supresiones, incorporaciones y cambios), veríamos la reacción de Ciudadanos y de PODEMOS. Lo tendrían muy, muy difícil, para oponerse a la investidura de Pedro Sánchez.

En definitiva no se encuentra explicación razonable para ese enrocamiento de la izquierda, salvo que se piense que tampoco es tan grave que haya un nuevo gobierno de Rajoy, que sería  mucho más débil política y parlamentariamente y podría sufrir un rápido desgaste, que en unas futuras elecciones ayudarían a la recuperación de la izquierda.

La otra explicación, sin duda impresentable, podría encontrarse en que “es mejor dejar a la derecha que siga haciendo ajustes del déficit y que no sea la izquierda quien asuma desde el gobierno ese papelón”; una cínica conclusión tras haber escarmentado en la cabeza de Syriza y Tsipras.

Frente a esos dos posibles argumentos, algunas reflexiones.

Desde posiciones de la izquierda no es admisible aceptar cómodamente que la derecha siga haciendo recortes que perjudican a la mayoría de la población y contentarnos con oponernos con manifestaciones y huelgas. Si realmente creemos que hay políticas alternativas para superar la crisis, tenemos que confiar en ser capaces de llevarlas a cabo.

En segundo lugar volvería a recordar las clarividentes palabras del político italiano Giulio Andreotti, de que desgasta mucho más la oposición que el gobierno, como hemos tenido ocasión de comprobar en la legislatura 2011-2015.

No debemos ser tan ilusos de creer que una nueva legislatura de Rajoy será corta y después volverá la izquierda triunfante. No descartemos que tras nuevos ajustes y la consolidación de la recuperación económica, tengamos PP para mucho tiempo. ¿O es que ya hemos olvidado los larguísimos años de Margaret Tatcher en Reino Unido y los destrozos, muchos de ellos irreparables, que causó a la sociedad inglesa y a su estado de bienestar social?

La sociedad española se juega demasiado y no es admisible que la falta de flexibilidad y de capacidad política de los partidos progresistas nos condene a seguir siendo gobernados por el PP.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s